Saltar al Contenido | Saltar al Menú de Navegación

[Concierto] Kaya "Addict", México 2011

Publicado por Eliza Rain el 15 de julio de 2011
Ver Respuestas
La tarde de ayer jueves, finalmente fue el tan ansiado concierto de Kaya en México. La mala noticia es que M.O.V.E. canceló su aparición, por razones que desconozco, hace aproximadamente un mes atrás, sin embargo, no por ello fue un espectáculo que decepcionara.

A continuación, la crónica del concierto.



Llegué con mi hermano al Circo Volador alrededor de las 16:00 horas para comprar nuestros boletos. El día estaba nublado y amenzaba con llover.

Para mi sorpresa, no había tanta gente esperando, tal como en conciertos anteriores, quizá ni la mitad de la gente que asistiera el año pasado al concierto de Versailles. Quizá por ser un día entre semana, quizá por el clima, o porque Kaya no es de los artistas "mainstream" en la escena visual kei actual. No sé la razón, no obstante, ello no impidió que Kaya se presentara, ni tampoco lo desalentó.

Luego de comprar los boletos, mi hermano y yo nos fuimos a comer, y de paso, refugiarnos de la fuerte lluvia que se presentó de un momento a otro y que, nuevamente, convirtió a los asistentes en "sopa de Lolita".

Alrededor de las 18:00 horas ya estábamos de vuelta, justo a tiempo para entrar al recinto. Los que han tenido la oportunidad de asistir, saben que el Circo Volador cuenta con dos escenarios: el principal, de gran tamaño, con espacio para un aproximado de tres mil personas; y el más pequeño, donde se llevó a cabo este concierto por la baja afluencia de gente, con espacio para alrededor de mil o mil quinientas personas.

El lugar estaba dividido por la parte del público: un espacio dispuesto al centro encerraba a aquellos que habían comprado un boleto V.I.P., en tanto que el resto de nosotros -simples mortales- estabamos dispuestos alrededor de este espacio.

Luego de "aterrorizarnos" un rato con la música electrónica que el staff del lugar habían puesto para "ambientarnos", el staff de Kaya comenzó a hacer las pruebas pertinentes y arreglar los últimos detalles para el concierto. Como siempre, cada vez que alguien se paraba sobre el escenario, la mitad de los asistentes comenzaban a gritar como locos y a vitorear a Kaya, aunque él todavía no hiciera acto de presencia.

El evento comenzó puntualmente, a las 19:30 horas, como estaba estipulado.

Los primeros en salir fueron sus bailarines elegantemente ataviados como príncipes, ofreciendo un pequeño espectáculo, antes que el personaje principal de la obra, la princesa podríamos decir, pisara el escenario.

Los gritos por parte del público no se hicieron esperar.

Luego, hermosamente Kaya hizo su aparición, vistiendo primorosamente el pomposo atuendo color blanco de su más reciente sencillo: QUEEN.






Con actitud alegre y llena de motivación, Kaya comenzó su espectáculo de baile y canto. No hay palabras realmente para describirlo; tanta elegancia y tanto entusiasmo eran contagiosos.

Las coreografías, como en muchos espectáculos de esta clase, incluían un poco de flirteo entre Kaya y sus bailarines, así como actuación que acentuaba el sentimiento de cada canción.

Entre las canciones que interpretó para esta primera mitad, fueron Chocolat, Madam Rosa, y Masquerade, donde sus bailarines aparecieron con antifaces y él se puso una elegante máscara con brillo dorado  para hacer un pequeño y adorable performance de un baile en el palacio de Versailles.

Para la segunda parte del concierto, Kaya salió del escenario dejando a sus bailarines hacer un breve performance de Chocolat, en tanto él se marchaba a cambiarse de vestuario.

Luego de un momento de silencio, Kaya reapareció ataviado con un precioso Kimono con un patrón floral y una sombrilla japonesa para interpretar Ouka Ryouran. El performance para esta canción fue también espléndido, pues al empezar la canción, Kaya se cubrió el rostro con la sombrilla, como si ésta fuera una pantalla, mostrando sólo su silueta.

Después, uno de los bailarines hizo su aparición, vestido con una yukata tradicional color verde e hicieron un pequeño acto (un poco de fanservice yaoi), también usando la sombrilla como pantalla. Muy adorable y muy bien cuidado, si me lo preguntan.

Ocasionalmente, la música se detenía y Kaya aprovechaba, no sólo para descansar un poco, sino también para agradecernos en español con un claro "Gracias", y dirigirnos algunas pocas palabras, también en castellano, como "¿Me quieren?", "Me gusta mucho México", "¿Les gusta?". Entre pícaras risas auténtico entusiasmo.

También interactuó un poco con el público, cuando le gritaban "Ai shiteru", él simpáticamente respondía con un "Gracias", "Arigatou", o bien con "Los amo".


En una de esas pausas, Kaya recibió como obsequios una bandera de México la cual observó cautelosamente y extendió frente a él, asegurando que era "Muy bonita", además de un sombrero de charro el cual también catalogó como "bonita"), y el cual se puso sobre la cabeza para luego hacer un pequeño comentario sobre el contraste entre su atuendo japonés y el mexicano sombrero.

Nos mostró su kimono, nos preguntó si era bonito (sí lo era) y continuó con su espectáculo, sin poder entender cuando le pidieron una vuelta.

Casi al final del concierto, Kaya aprovechó la valla que dividía a los VIP del escenario, y de los mortales como su servidora, para acercárse al público, en un acto completamente inesperado y espontáneo.

Luego, vino el encore con Sugar Rose y un medley para despedirse con una elegante reverencia. No obstante, aún cuando ya había terminado, el público aprovechó para cantarle "Happy Birthday to you", razón por la cual, Kaya volvió a salir para agradecer y decir que le gustaría regresar alguna vez (también en español).

Aproximadamente, el espectáculo tuvo una duración de dos horas.

Fue un evento muy cuidado, muy elegante y, por supuesto, muy bonito en el que pudimos apreciar, no sólo la espectacularidad de un artista visual kei de la talla de Kaya, sino de una voz excepcional que sin temor a dudas tiene estudios musicales avanzados, además de altos envidiables, pues, de no ser por esos instantes en que su voz se escucha masculina, cualquiera podría jurar que se trata de una diva de la ópera.

Se trató de un evento modesto, pero no por tener menos producción que otros artistas de más fama, significa que no haya sido espectacular. Por el contrario, no se trató de los elaborados vestidos, sino de las actuaciones, el entusiasmo y la increíble voz con lo que Kaya nos deleitó anoche.

Es algo que cualquiera que se haga llamar fan del visual kei debería ver en su vida.

Me disculpo por la falta de fotografías, pero en el Circo no dejaron pasar cámaras, ni celulares.

Así, es como doy por terminada mi crónica a este evento. Espero que los que hayan asistido puedan darnos su opinión del evento, así como también a los que hayan tenido la oportunidad de verlo en su país (y los que pudieron ver a M.O.V.E. también). Igualmente, espero que esta breve reseña sirva de consuelo para aquellos que no hayan podido asistir.

Saludos a todos.

Respuestas a "[Concierto] Kaya "Addict", México 2011"