Saltar al Contenido | Saltar al Menú de Navegación

[Reseña] Hourou Musuko

Publicado por Eliza Rain el 4 de agosto de 2011
Ver Respuestas
Algunos dicen que la ropa no tiene género, para otros, el simple hecho de mostrar interés en alguna actividad o tener gustos que son propios del género opuesto al propio nos estigmatiza como "raros", "homosexuales" o "desequilibrados".

Este anime y manga hablan justamente de ello, en un momento tan difícil como lo es la secundaria.

Les presento Hourou Musuko.

 

¿De qué están hechas las niñas pequeñas?

Shuichi Nitori es un estudiante de secundaria bajito y un tanto torpe que, de no ser por su aspecto afeminado, no resaltaría con respecto a ningún otro de sus compañeros. Él es amigo y cómplice de Yoshino Takatsuki, una chica de su misma edad, alta, de complexión delgada y aspecto masculino.

Ambos, guardan un secreto poco común para preadolescentes, como lo son ellos: Shuichi desea fervientemente ser una chica, en tanto Yoshino desea ser un muchacho y, cuando salen juntos, disfrutan de vestir de manera opuesta a su género de nacimiento, es decir; el primero se viste de chica y la segunda de chico.

Dado que ninguno de ellos ha sufrido aún de los estragos de la adolescencia (cambio de voz, hormonas desbocadas...) sus nuevos papeles resultan con completa naturalidad, tanta que incluso la hermana de Shuichi lo atavía con sus propios vestidos, aunque después termina frustrándose, pues su hermanito luce mejor que ella con éstos o porque los usa sin su consentimiento.

Ellos además se relacionan con otras dos chicas: Saori "Saorin" Chiba, una niña bonita y popular que, a pesar de todo, es grosera y un tanto sociópata con el resto de sus compañeros, sobre todo con Yoshino, que es más cercana a Shuichi, lo cual la tiene celosa, pese a que en el pasado eran buenas amigas; y Kanako Sasa, quien es cariñosamente llamada Sasa-chan, y no tiene ningún reparo en relacionarse con ninguno de ellos, aún después de conocer el secreto de Yoshino y Shuichi.

Las cosas se complican un poco más cuando entran a secundaria, pues es cuando realmente la pubertad comienza a causar estragos en ellos, pero es también cuando conocen a más amigos.

El primer día, Yoshino se sorprende de una alegre y despabilada chica que acude a clases con el uniforme de los varones "sólo porque sí": ella es Chizuru Sarashina, nombrada Chii-chan cariñosamente por su amiga Momoko "Momo" Shirai.

Adicionalmente a ellas está Makoto Ariga, quien está descubriendo su interés por los otros chicos (o, mejor dicho, por sus profesores) y comparte con Shuichi su deseo por ser una niña, aunque es un tanto inseguro, dado que nos es tan "lindo", ni puede aparentar ser una niña, como su amigo.

En secreto, también Shuichi y Yoshino son amigos de una pareja adulta, en la que "la chica", Yuki-san, resulta ser un transexual que comparte sus experiencias con estos dos niños y apoya más que nadie su decisión.


Aunque el tema que trata es delicado, por ningún motivo es tratado con mal gusto o de forma sarcástica, sino por el contrario, resulta adorable, por no decir que es un tanto cursi.

Podemos apreciar no sólo las clásicas dificultades que enfrentan los adolescentes, como lo son la pubertad, el noviazgo, sino además un cuestionamiento muy importante que cada uno de nosotros enfrentamos y no se suele tratar mucho en ninguna clase de obra: la identidad sexual, además de mostrar los errores y los tabués de la sociedad: ¿Por qué sólo está bien que Chii-san vaya con el uniforme de los varones a la escuela?, ¿Cuál es la reacción general al conocer los deseos de Shuichi por ser una niña?, ¿Hay algo malo en todo ello?

Todas esas son preguntas que Takako Shimura nos hace y también responde en un encantador animé de tan sólo once episodios y un manga que, hasta la fecha cuenta con ocho volúmenes.

El opening, a cargo de Daisuke, es Itsudatte, un tema alegre y bonito que hasta esta amargada servidora suya disfrutó mucho.

Daisuke - Itsudatte




El ending, por otro lado, a cargo de Rie Fu, es una tierna melodía llamada For you, la cual es muy conmovedora y, aunque no soy gran fan de las cantantes japonesas (ya saben, por las voces de ardillas y eso) debo decir que Rie Fu es una de las voces que más me gustan, pues sabe transmitir mucho sentimiento cuando canta y, particularmente esta canción, es lo suficientemente emotiva para calzar con el estilo de animación y la temática de este animé.

Rie Fu - For you




Aunque no es un animé que estén obligados a ver (bueno, cuál lo es) es disfrutable cuando uno está cansado de ver lo mismo y busca algo que lo haga reflexionar más allá de los clásicos problemas que nos muestran el resto de las series.

Espero se animen a verlo y nos den sus comentarios.

Saludos.

Respuestas a "[Reseña] Hourou Musuko"