Saltar al Contenido | Saltar al Menú de Navegación

La ortografía: ¿aún existe?

Publicado por Kei Kurono el 21 de junio de 2011
Ver Respuestas

Saludos, hoy trataremos un tema que nos importa mucho en Exolimpo.com: La Ortografía.

Actualmente algo tan importante como el buen escribir pareciera haber pasado a segundo plano, la Internet pudiera ser una de las causas de esto pues gracias a los chats, a las redes sociales, y a quién sabe qué otra cosa, acortar palabras, escribir como si tuvieramos tres años o simplemente actuar como idiotas es el pan de cada día.

Pero me parece que un editor de un diario puede expresarse mejor al respecto que yo, así que les comparto un articulo escrito por Diego A. Santos, Editor Jefe ELTIEMPO.COM. Articulo que copio literal gracias a permiso del propio Diego.

Golpeada y hundida, la ortografía mutó a la horror-grafía

En algún lugar de La Mancha, se respetaba y promovía la buena ortografía.

Los dictados eran frecuentes. Los profesores bajaban las calificaciones en los exámenes donde hubiera palabras mal escritas. Del colegio, los alumnos se graduaban con una ortografía más que decente y aquellos que se aventuraban a las carreras de letras, presumían del buen uso del idioma. Para trabajar en un diario, la ortografía del periodista debía ser impecable.

Pero eso era ayer. Hoy es vergonzoso. Mañana será 'dzastroso'*.

Los resultados de las pruebas de ortografía de los universitarios que quieren hacer sus prácticas en algún medio de comunicación son desoladores. Sobre un máximo puntaje de 50, el promedio de las notas ronda entre los 20 y 23 puntos. Por debajo de 20 es común y ver un 26 o 27 es motivo para celebrar. Y así estamos.

Entre idiosincracia o idiosincrasia, la mayoría se identifica con la primera. Ante la opción de avalanzó o abalanzó, se abalanzan sobre la escrita con v. A escoger entre decisión o desisión, se deciden por la segunda. Un "a ver" o "haber" genera tanta confusión como el rojo y el verde a un daltónico.

Y no faltan los que no se dan cuenta de uno de los horrores más grandes que contiene una prueba con fallos que deben ser corregidos. Después de la pregunta cómo estás, la respuesta dice "hay voy". Muchos la dejan así. Deberían tacharla y poner "ahí voy".

Los defensores del español se han convertido en hidalgos quijotes. Ver a los correctores de estilo o editores luchando contra la mala ortografía es como contemplar, con una mezcla de nostalgia y ternura, al célebre héroe de Cervantes galopar contra los molinos de viento. Ya todos sabemos cómo acabó eso.

El acelerado desmoronamiento de la buena ortografía es culpa de todos, pero los colegios son los que cargan con la mayor responsabilidad. ¿Con qué rigurosidad enseñan los profesores? ¿Por qué se gradúan los estudiantes que atropellan permanentemente el idioma? ¿Por qué las carreras de comunicación social aceptan a alumnos que no saben escribir bien? ¿Y por qué los medios abren sus puertas a practicantes con ortografía mediocre?

Puede que la ortografía, el escribir bien, sea secundario para un matemático, un físico, un banquero o tantos otros profesionales que no requieren del idioma para destacarse.

Para ganar plata no importa si el vicepresidente de un banco escribe transacción o transaxión, pero seguro le exigen tener un conocimiento sólido de economía y de mercados. Con los periodistas y escritores, defensores del idioma, debería pasar lo mismo, tendríamos que exigirles  un impecable español escrito.

Reconforta ver que aún llegan centenares de reclamos por palabras mal escritas. Ello quiere decir que sigue existiendo un mercado que valora y defiende el idioma. De hecho, en Twitter, @tefa_ (#aprendiendoconlatefa) es una permanente correctora de los atropellos que se ven por esa red social. Sin embargo, como les ocurre a tantos otros que luchan por la ortografía, su tono de corrección es a veces tan soberbio, que pareciera que su ejercicio, más que educar, busca una sádica satisfacción de humillar al infractor idiomático.

También hay en esa red social unos hashtags (palabras clave) que debaten sobre el idioma, como #AmableRecorderis y #EspañolGourmet. No deben ser los únicos.

Pero seamos realistas, cada vez son menos los interesados en este debate. Si ya ni importa que ministros, presidentes del Senado o inclusive ex presidentes maltraten el idioma, qué les vamos a exigir a los futuros comunicadores sociales.

*Por si la ironía no era clara, la forma correcta es desastroso.

Nota del autor: Este artículo fue sometido a una estricta revisión por parte de los correctores de estilo de EL TIEMPO. Los errores que me detectaron, corregidos ya en el texto, fueron los siguientes:

-'Quijote', en el sentido en que se usa en el escrito, es un sustantivo común y debe escribirse en minúsculas.

- Es redundante decir "galopar sobre su caballo".

- "Gradúan" es con tilde en la 'u', por aquello del hiato.

- "... tantas otras profesiones...". Mejor sería decir "tantos otros profesionales" para preservar la unidad de conceptos, impuesta por la sucesión previa.

- En las siguientes frases, hay un error común de concordancia, que es el de usar en singular el pronombre 'le' cuando el complemento con el cual se coordina está en plural: "Sin embargo, como le ocurre a tantos otros que luchan por la buena ortografía...". Según la regla de concordancia, debió haberse escrito "... como LES ocurre A TANTOS OTROS...". Lo mismo vale para "... qué le vamos a exigir a los futuros comunicadores". Es "... qué LES vamos a exigir a LOS FUTUROS COMUNICADORES...".

DIEGO A. SANTOS
Editor Jefe ELTIEMPO.COM
diesan@eltiempo.com
Twitter: @diegoasantos

Aquí en Exolimpo.com tratamos de hacer que la ortografía ocupe un lugar importante, tan es así que prácticamente el único requisito que pedimos al buscar escritores es que tengan buena ortografía, y por si eso fuera poco dos de nuestros escritores se pasan la vida revisando y corrigiendo nuestras entradas.

Yo soy ingeniero y puede que para mi el escribir no sea muy importante pues los números son lo mio, pero eso no me impide tener un poco de respeto por mi mismo y tratar de escribir lo mejor posible. Le doy gracias a mis años de bachiller, 6 años estudiando mecanografía y español me permiten ahora escribir decente, o al menos intentarlo. Sé y reconozco que tengo fallas, que cometo errores, especialmente con las tildes, pero de los errores se aprende y la vida continúa.

Los invito a que cuiden su ortografía y si son de aquellos que escriben "laz cozaz como zi nunka uvieran soztenido un dixionario" sientan un poco de respeto por ustedes mismos y aprendan a escribir como debe ser.

El articulo original lo pueden encontrar siguiendo el siguiente enlace: http://www.eltiempo.com/gente/golpeada-y-hundida-la-ortografia-muto-a-la-horror-grafia_9672224-4

Gracias a todos.

Kei Kurono
Ingeniero

Respuestas a "La ortografía: ¿aún existe?"