Saltar al Contenido | Saltar al Menú de Navegación

Cómo NO hablar en público

Publicado por Vegen Isennawa el 13 de marzo de 2011
Ver Respuestas
"Habla para que yo te conozca."
Sócrates


Hallo Leute:

   Están en el momento crucial de una evaluación. Te has preparado bien, leíste toda la noche (o con previa adelantación), hiciste una hermosa presentación. Pero, al estar en frente se te puede bloquear la mente, y no sabes cómo reaccionar.
   Pues bien, todos hemos pasado por algo similar, ya sea al entregar un trabajo de exposición, en un examen oral; o en muchos casos (como el mío), que tengan un cliente o tengan que explicar una tesis y quieran impresionarlo y convencerlo de que su proyecto o propuesta de negocios es la mejor que hay y que es indispensable para su desarrollo.

   He aquí una lista de las cosas que no se debe hacer al hablar en público:

1.- Buscar algo interesante en tu bolsillo.

   El meter las manos en los bolsillos, o ponerlas detrás, o cruzarlas en el pecho son un reflejo de la inseguridad del expositor. También lo es el estar jugando con lo que tengamos a la mano (aún cuando sea un acto que se considere discreto), ya sea un lápiz, una goma de borrar, etcétera.
   Así que lo más recomendable es usar las manos para ayudarnos a dar énfasis a nuestras palabras. O, si se nos hace algo difícil, mantenerlas a los costados (cuidando de no parecer un robot).

2.- Yo... yo... este... ehm...

   El uso de muletillas ayuda a ganar un poco más de tiempo al interlocutor para poder aterrizar el tema al cual se está refiriendo. Pero, el uso excesivo de éstas dan al oyente la idea de que el expositor no tiene ni idea de lo que está hablando.
   Sólo con la práctica podemos corregir este vicio del idioma.

3.- Mi diapositivas son más importantes que ustedes, así que...


   Cuando usemos algún recurso visual para auxiliarnos con nuestro tema, o cuando usemos tarjetas, muchas veces (por nervios o porque en verdad no hicimos bien nuestro trabajo), vemos más estos artículos que a nuestro auditorio, por lo que parece que estemos hablando hacia la pared.
   Para ésto no abusemos de estos materiales, escribiendo lo necesario en estos apoyos. Únicamente sirven para mostrar puntos en los que se necesite dar mayor claridad a las palabras, y/o como punto de referencia para no perder el hilo al tema del que estemos hablando.

4.- Tengo miedo, así que no tengo el valor de mirarlos al frente.

   Si no miramos al público, ¿cómo sabremos que nos están escuchando?
   El no hacerlo denota que no sabemos lo que decimos, y la audiencia se distraerá, y comenzará a dispersarse.
   Recuerden una cosa: aún cuando sean directores, o el mismo presidente, son personas que se pueden equivocar, que sienten, que respiran. Así que no hay que temer: si nos llegamos a equivocar, seguimos adelante.
   Y, como un ejemplo, un fragmento de la película "El diario de la princesa II", específicamente en el minuto 8 con 44 segundos:

5.- Si no me sé el tema, me lo aprendo de memoria.


   En lo personal, algo contraproducente, puesto que no permite un cambio de planes si llega un imprevisto, ya sea una duda del público o un recorte de tiempo.
   Es mejor comprender el tema, buscando aclarar las ideas lo mejor posible. Además, el público solo captará      una o dos ideas en todo lo que dure la exposición.
   Además, lleguen a improvisar, pues eso le dará fluidez. Aunque esta práctica debe afinarse con la experiencia.

   Estos son algunas recomendaciones que les puedo hacer. Además existen algunos tutoriales acerca del tema, así como organizaciones que ayudan a mejorar esta práctica, como por ejemplo Toastmasters.

   Espero les haya servido esta contribución. Y recuerde, nada ayuda más que la práctica constante para que perdamos el miedo a hablar en público y dominar este arte.

Tschüss!

P.D.: Pueden ver también la página de Miguel Ángel Mendo para saber más acerca de las muletillas.

Respuestas a "Cómo NO hablar en público"